jueves, 18 de enero de 2018

GALAXIA PARA EL AMOR



Siempre lo supo,
sus ojos coleccionaban estrellas.

Un limbo con velo
le tapaba sus noches
y en su eternidad
orbitaba una galaxia
sólo para ella.
Fusionaron sus sueños
en siete mil trozos de penumbra
y un corazón como un sol
alineando bajo su dedo
 aromas en partículas.
Sinfonías de versos
cantaban latidos infinitos,
mientras componía de esa tristeza
un claro de pensamientos
con ocho cuerdas de viento
y una escalera de litio
para asomarse a verla.
Tras una cenefa de nube y polvo,
 los confines del sentimiento
 su única entrega.
Ameritaba
despertar bajo el amanecer de su vientre
viajando más allá del tiempo
sólo por hacer de un soplo,
una promesa.
Fluía su travesía
en coordenadas tras un recuerdo
y bajo aquel mismo cielo
una niña lo miraba a los ojos. 

Autora: Mariana Regueiro. Ariel

domingo, 7 de enero de 2018

MADRUGADAS DE ENERO






Amanece y no es poco,
cuando hay huellas
que eligen quedarse
a dormir en su piel.

Inevitablemente,
todo pasa a ser pasado,
salvo aquel instante
que se rescata del tiempo
para hacerlo eterno.

Entonces,
cada diez campos
florecen girasoles
y un manojo de sueños
se posa en sus ojos.

Le dicen,
sólo es uno más
y le permiten dormir
quimeras en su pecho.
Que hagan silencio los sauces
y no lloren sus penas.

No temas,
el amor no envejece
 te encuentra siempre distraído
con los dedos entrelazados
y un manojo de sueños,
suyos, tuyos,
nunca prestados.

Bajo el alero que tapa los inviernos
quedaran planetas de colores
dibujados en aquel mes de enero
desde la roca donde siempre
le esperas.

El viento no calla
se acuesta en su ausencia
y sobre el lado izquierdo
sollozan las sombras.
Vuelven a calzarse sus ganas 
pero el insomnio le pierde
y en su recuerdo se queda.

Del lado derecho,
su corazón.


Amanece y no es poco.


Autora: Mariana Regueiro.Ariel 

Licencia de Creative Commons
Madrugadas de Enero by Mariana Regueiro Ariel is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en https://vuelvoamimar.blogspot.com.es/2018/01/madrugadas-de-enero.html.


jueves, 30 de noviembre de 2017

MISIVA




Lo que nunca tuvo ni tendrá ,
ya no le pesa.
Verás ,
su amor jamás fue propio
y lo que le faltó,
se lo llevó un tal : "Ajeno"
De ilusiones ya no llora ni codicia,
el amor le sienta mejor a solas
que a oscuras .
Eso sí ,
lo demás viene de los dioses
y que crees,
de eso va a ser
que le sobra.
Pero puede,
que siete latidos se subleven
en el número cinco de su calle
y las pérdidas ...
Esas,
correrán por tu cuenta .

Autora: Mariana Regueiro. Ariel
Licencia de Creative Commons
Misiva by Mariana Regueiro. Ariel is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en https://vuelvoamimar.blogspot.com.es/2017/11/misiva.html.

domingo, 29 de octubre de 2017

DESTINA ... DOS

 
Ilustración de Zac Retz

Parece que fue ayer cuando se abrieron ventanales hacia la toscana del olvido, dejando volar tantas hojas como deseos con el apremio de una respuesta . Y se vio sentada en la glorieta de un pájaro de hierro , saboreando todas las historias de esas letras que se escaparon de su utopía.
En un giro transverso, fue sorprendida por un tiempo burlón, quedando colgada de los silfos que adoraban sus ojos. No fue poeta ni poesía , hasta que se versó en el negro obsidiana que yacía en su faro y despertó a veintidós centímetros del suelo , justo en el cuarto peldaño del paraíso.

Tantos viajes dormida en una pecera y todos los mares de hallaban a la espera de aquella luna que escondía un conejo bajo su galera.
Fue aquel dedo índice, quien bosquejó los caminos de un mismo destino y entonces cayó la brújula por la popa de lo imposible, creándose así la caricia más dulce de todos los tiempos , incluso en el suyo.
En medio de coordenadas que lloraban sus muertos , la Gaia  se curaba entre el fragor de sus cuerpos y renacía una profética melodía de amantes que rememoraba un amor que alguna vez fue prohibido.
Dejaban huellas sus pies desnudos tocando arpas de un sismo, mientras sus manos entrelazadas rezaban su amor al ínfimo.
Entre gotas de lluvia dedicaron todas sus lágrimas, quedando quizás en el recuerdo de aquel loco del parque o en la risa de un ángel niño.
Sus nombres yacen en la arena sagrada de unas Ruinas Mayas y en la cúspide del rey , sus halos ungidos bajo el fuego.Iguanas altivas les daban la venia , mientras un jaguar palaciego rugía entre criptas sus nombres.Cientos de ojos descubrían su enlace , más unas alas blancas los cubría.

No hubo dolor más grande , que aquella despedida y un beso negado a morir se convirtió en la más bella agonía.

Lo que el tiempo se lleva queda marcado en las manos, más no hay regla que marque condena en los glifos de una leyenda.

Autora : Mariana Regueiro. Ariel 

Licencia de Creative Commons
Destina ...dos by Mariana Regueiro. Ariel is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en https://vuelvoamimar.blogspot.com.es/2017/10/destina-dos.html.

DICEN QUE ...


Licencia de Creative Commons
Dicen que ... by Mariana Regueiro Ariel is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

domingo, 22 de octubre de 2017

HILOS ROJOS



Tengo una entre mil razones para quererlo,
lo convino con mi color preferido
o con aquella sonrisa 
que me sienta tan bien 
por la mañana .

Hurgo en el baúl de los recuerdos 
donde la luz es tenue 
y añil;
pero aún así lo encuentro 
entre retazos de ilusiones 
y largos abrazos.

Tengo una entre mil razones para quererlo,
porque se hizo querer  
entre primorosas distancias
y reflejos de luces fragantes
en viejos tejados.

Pero no siempre prima la razón.

Tengo mil y más latidos para amarlo,
lo llevo en suspiro de alma 
ceñido al páramo de un susurro,
diluido en bermejos torrentes de sal
en viejos anclajes.

Destapo ciudades de antaño 
entre calles que discurren paralelas
y me hallo en la quietud de un principio,
 donde se guardó
el prisma de todos los colores 
en filamentos orquestados de su voz.

Tengo mil y más latidos para amarlo,
porque si de amarlo no pudiera 
de vivir no existiría ni razón.
Dónde quedarían entonces 
todos aquellos versos 
que sin letras escribimos los dos.

De amor,
se tiñen todas las sábanas al viento ,
desde que el primer pensamiento
se enamoró del corazón.

Autora: Mariana Regueiro. Ariel 
Licencia de Creative Commons
Hilos rojos by Mariana Regueiro. Ariel is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en https://vuelvoamimar.blogspot.com.es/2017/10/hilos-rojos.html.